Blogia
Amantea
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Reflexiones con John Berger

Reflexiones con John Berger
Eran las siete y media de la tarde del pasado viernes. Con media hora de retraso del horario previsto, entraba en el auditorio del Centro de Arte de Santa Mónica la directora de cine Isabel Coixet acompañada de John Berger.
 
El escritor británico llevaba dos días en nuestro país presentando su último libro titulado "De A para X. Una historia de cartas". Alrededor de cien personas nos encontrábamos en esa sala para oír hablar acerca de este libro y la exposición homenaje realizada por Isabel Coixet.
 
Sin embargo, nos sorprendió con la lectura de un texto reciente escrito hacía tan sólo un par de semanas: recuerdos de infancia, deseos, esperanza, sentido de gratitud a la Historia...
 
A partir de ahí comenzó con una pregunta para Isabel Coixet: " ¿Cuál es tu recuerdo de la primera vez que viste el mar?". Cada uno de ellos contó una bella historia de la infancia acerca del Mar. Reconocía que éste había constituído un elemento importante para su escritura. Las reflexiones de Berger buscan la lucidez de las metáforas y un ejemplo de ello, lo encontramos en su discurso sobre el mar.
 
Las olas presentes de día y de noche representan "la continuidad": una repetición continua que nunca se repite de la misma forma. A veces, la marea cambia ese ritmo perfecto de las olas. El mar sube y baja borrando los rastros que hay sobre la arena. Y si nos alejamos, podemos quedarnos con tres elementos: mar-luz-horizonte. El horizonte como esa distancia al infinito, a lo desconocido.
 
¿Por qué había comenzado hablándonos del mar?. Su libro From I to J trata de un preso condenado a dos cadenas perpetuas, al que su mujer le envía cartas a la prisión. Por esta razón, esa misma mañana del viernes habían visitado un Centro Penitenciario y entrevistado con las mujeres que allí residían. El recorrido por las habitaciones, por los talleres que  realizaban, la lectura de algunas cartas del libro por las mujeres, la respuesta a sus preguntas sobre el libro, fueron algunas de las cosas que comentó acerca de esta experiencia. Al acabar la visita, se marcharon a pasear cerca del mar.
El porqué de la pregunta encuentraba su respuesta en el contraste de estar primero en el interior de una prisión y después paseando junto al mar: prisión-oscuridad,  mar-luz-horizonte...
 
Nos invitaba a reflexionar cómo en la prisión o en países en guerra hay razones para el miedo y es allí donde le sorprendió la intensidad en el intercambio entre las personas, la solidaridad, la capacidad para identificarse con los otros, la forma en que sufren y resisten, la esperanza en la oscuridad... Sin embargo, es a nuestra sociedad actual a la que el consumismo le impone la necesidad de "gastar nuestro tiempo", la tendencia al individualismo y el miedo ante preguntas como: "¿qué ocurre si no tengo...?".
 
Recomiendo la lectura de su obra. Autores como Berger pueden contribuir al cambio de nuestra actitud de indiferencia y aprender a seleccionar el exceso de información al que estamos expuestos: esta información que no tiene ninguna consecuencia y que se olvida rápidamente...

0 comentarios